1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Reformas en casa: empapelar una pared

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Empapelar una pared, es una de las reformas más habituales que nos podemos encontrar, como ya os hemos contado en otra entrada el papel pintado lleva siendo un clásico en las casas de Europa desde el Siglo XVI, empapelar una pared en aquella época tenía como objetivo que las estancias resaltarán más y tuviesen personalidad propia. Muchas estancias tienen un toque alegre gracias al papel pintado, porque de otra manera bien por dimensiones o la carencia de iluminación natural pasarían claramente desapercibidas y sin mucha gloria. Podemos también conjugar la pintura y el papel pintado, por ejemplo se puede empapelar una pared y las restantes pintarse, así damos especial relevancia a la que tiene el papel pintado.

En Matura, llevamos muchos años decorando las viviendas de muchas personas, realizamos tu proyecto personalizado de decoración y participamos en la elección de los mejores materiales y de la mejor opción que se adapte al presupuesto y necesidades de nuestro clientes, ahí es donde entra en juego la experiencia y saber de nuestro técnicos, puedes ponerte en sus manos sin problemas, bien en el  teléfono 91 626 62 88 ó en nuestra página de contacto.

Empapelar una pared - Matura Reformas y Decoración en Madrid

Desde el Siglo XVI se usa el papel pintado en Europa.

Empapelar una pared: material necesario

Para proceder a empapelar una pared, o una estancia completa, debemos en primer lugar saber cuánto papel vamos a precisar para hacerlo, aunque la experiencia es un grado en este proceso, es cierto que siendo un poco hábiles es sencillo de determinar, el riesgo que corremos más relevante es el de quedarnos cortos a la hora de calcular el papel. Debemos seguir unos sencillos pasos, medir las longitudes y alturas de las distintas paredes, del techo al suelo, para hacerlo podremos usar una cinta métrica o un medidor láser de los que existen en el mercado, atención a un dato importante sobre todo en viviendas ya con muchos años, las centenarias sobre todo, tener la precaución de tomar al menos dos medidas en cada pared y si salen distintas, usar la mayor. Con las medidas ya tomadas calculamos la superficie que tenemos para empapelar, alto por longitud nos darán los metros cuadrados. Los rollos de papel comercializados, indican el área total de cada uno de ellos, ya puedes hacerte una idea de cuántos rollos vas a necesitar, pero hay cosas que debes tener en cuenta:

  • por lo general las estancias tienen huecos, ventanas y puertas,
  • no todas las paredes tienen la misma longitud,
  • y los papeles pintados con patrones deben repetir estos de la misma forma en todo el conjunto.

Con estas premisas ciertas, hemos de saber que nos van a sobrar recortes de papel que no vamos a poder usar en ningún caso, con lo que las pérdidas de esos metros deben descontarse en el total de metros que debemos adquirir. Un consejo, si tienes claro el modelo de papel que vas a usar y conoces la pauta del patrón de ese papel, intenta hacer un bosquejo de cómo lo vas a colocar para acertar mejor en la cantidad de rollos a comprar.

Empapelar una pared: preparación

Hay que retirar las bases de los mecanismos eléctricos, de tal modo que podamos pasar sin problemas el papel pintado, si el papel que hemos elegido requiere del uso de agua para activar la cola, es más que aconsejable cortar la corriente, para evitar riesgos de electrocución, en cualquier caso las tomas de corriente se deberían cubrir con cinta aislante, toma la precaución de juntar los embellecedores  de los mecanismos para tenerlos controlados y no perderlos o estropearlos.

En ocasiones no tendremos más remedio que eliminar o retirar el papel pintado antiguo, hazlo poco a poco, sobretodo al principio con el fin de ir sabiendo con qué te enfrentas, los autoadhesivos son algo más fáciles de retirar, pero en todo caso es una operación que nos llevará bastante tiempo, así que ármate de paciencia, y en principio de una espátula con la que debería ser más que suficiente para retirar el papel y los restos de adhesivo de las paredes. En casos más extremos se puede usar una lijadora de banda.

El papel pintado - Matura Reformas Madrid

Limpieza de las paredes antes de empapelar

Debemos asegurarnos de la absoluta limpieza de las paredes antes de empezar a empapelar, procedemos a limpiarlas y dejamos que se sequen perfectamente, una vez secas las paredes las revisaremos en búsqueda de indicios de moho en las mismas, hay que eliminar todo el moho antes de empapelar, una de las formas de eliminar el moho es usando cloro, en una proporción de medio litro de éste por cuatro litros de agua. El moho debajo del nuevo papel pintado se extenderá por debajo de éste.

Dentro de la limpieza de la pared incluimos el relleno de grietas, y alisado de las paredes, se rellenan con la ayuda de la espátula para corregir las imperfecciones y huecos, se espera a que la masilla empleada termine de secar y se lija con papel de lija de grano fino. Con las paredes ya limpias y alisadas, procedemos a aplicar el imprimante a las predes, con una brocha se extiende por toda la superficie, esto conseguirá que el papel se fije mejor a la pared.

Marcando las directrices

Hay muchas formas de marcar el inicio de la operación de empapelar, nosotros te mostramos una de ellas, nos situamos en la puerta de la habitación a empapelar, y desde esta marcamos el ancho del rollo de papel pintado con una merma de cinco centímetros, esto es si el rollo mide 70 de ancho la marca estará en 65. Marcamos con un lápiz ese punto, y por medio de este y del techo al suelo deberíamos marcar una línea que es la que nos servirá de partida para empezar a empapelar.

Empapelar una pared: al lío

Ya estamos metidos en el meollo del asunto, precisaremos longitudes de unos diez centímetros más que la altura del piso, si el piso tiene altura libre de 2,50 metros, nuestra longitud de trabajo deberá ser de 2,60 metros. Dependiendo del tipo de papel elegido, o bien aplicamos el pegamento por detrás o seguimos las instrucciones del fabricante, alineamos la primera puesta de papel con la línea marcada, los diez centímetros sobrantes deben estar repartidos por abajo y por arriba, con el uso de un cepillo iremos quitando las burbujas de aire que se puedan ir formando, lo ideal es empezar de arriba a abajo poco a poco para con la presión suficiente eliminar esas burbujas y fijar el papel. Las burbujas que queden se deben eliminar desde el centro a los bordes del papel pintado. Seguiremos empapelando el resto del mismo modo, con la cautela de que el motivo del papel pintado coincida tal y como ha sido diseñado, respetando su patrón.

Para que el papel quede bien fijado podemos usar una espátula para apretarlo, y cuando coinciden dos hojas de papel en su unión se usa un rodillo de costura, con firmeza pero no con una excesiva fuerza. Dejamos que el papel se fije en las paredes, un cuarto de hora o veinte minutos deberían bastar, entonces limpiamos las uniones con una esponja humedecida quitamos restos de cola. Para los sobrantes de papel de arriba y abajo, usamos para cortarlos una hoja de afeitar. Hay que tener en cuenta que cualquier acción descontrolada puede llevar a la rotura del papel pintado y con ello cargarnos todo el trabajo realizado, hay que ponerse en modo Señor Miyagi en Karate Kid, y tirar de su paciencia movimientos suaves pero enérgicos y recitar el famoso “pulir cera, dar cera”.

Contactar con Matura

¿ Te ha gustado ? ¡ Compártelo y danos tu puntuación!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...