1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Reformas en casa: alicatar una pared

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Alicatar una pared, es siempre una tarea compleja, seamos francos, no todo el mundo está preparado, ni tiene ninguna necesidad de ponerse a ello, pero siempre podemos encontrarnos con los “manitas” de turno o los “yo me lo guiso, yo me lo como”. Para todos ellos, y para los que ni se plantean entrar en ninguno de esos dos grupos, escribimos hoy esta entrada sobre alicatar una pared, enclavada en la serie de reformas en casa. Y alguno, con buen criterio, se preguntará, a los que no se plantean estar en uno de esos dos grupos ¿les interesa esta entrada? La respuesta es un rotundo sí, si mañana ponéis en manos de alguien la reforma de vuestra vivienda, saber qué y cómo, os va a ayudar a detectar rápidamente si habéis metido la pata a la hora de elegir al profesional adecuado, con Matura no tendrás ese problema de llevarte desagradables sorpresas.

En Matura, llevamos muchos años dedicándonos a las reformas de viviendas, oficinas y locales comerciales, hemos hecho del gusto por los materiales de calidad, sin perder de vista los precios competitivos, nuestro caballo de batalla. A lo largo de todos estos años, nos hemos encontrado con un sinfín de situaciones distintas, con sus distintas peculiaridades, y es ahí es donde entra en juego la experiencia y saber de nuestro técnicos, puedes ponerte en sus manos sin problemas, bien en el  teléfono 91 626 62 88 ó en nuestra página de contacto.

Reformas en casa - Alicatar una pared - Matura Reformas en Madrid

Alicatar: lo primero es lo primero

Antes de ponernos al lío, vamos a recordar qué es alicatar, alicatar es revestir un paramento vertical con azulejos u otro material cerámico, no confundir con solar, que es lo mismo pero en paramentos horizontales, lo que es lo mismo revestir el suelo que pisamos. Ya sabemos qué es alicatar, así que ya podemos ponernos manos a la obra y empezar por el principio, y lo primero que debemos hacer es cerciorarnos de que el paramento que queremos revestir, tiene unos mínimos para que el alicatado sea viable, nos explicamos, como todos comprendéis el alicatado es sin duda un revestimiento pesado, nada que ver con el papel pintado o la pintura, y por consiguiente el paramento debe reunir una serie de condiciones que le permitan soportar esa carga extra que le vamos a añadir. Del mismo modo tenemos que observar las irregularidades de la superficie del paramento a alicatar, la existencia o no de un revestimiento antiguo y su estado de conservación.

Pues dependiendo del tipo de revestimiento existente deberemos tener una serie de consideraciones, que son las que a continuación os vamos a contar, si el paramento sobre el que vamos a actuar reúne unas condiciones optimas de nivelación, soporta la carga adicional sin problemas y no tiene ningún revestimiento previo que tratar, las operaciones de alicatado se simplifican bastante, dejándonos solo dos problemas principales, la alineación de las piezas del alicatado y cómo rematar las mismas en esquinas y/o alrededor de los distintos aparatos sanitarios.

Alicatar algo ya alicatado…

Nos podemos encontrar con que el paramento que queremos revestir está ya alicatado, aquí podemos optar por dos opciones el picado de todo el revestimiento existente, lo que se denomina “repicado”, o usar el alicatado existente como base del nuevo a utilizar. En el primer caso aunque se pueda pensar que se trata de una operación de solo fuerza bruta, debemos tener en cuenta que solo queremos retirar el alicatado existente y una acción desmedida puede dar con el paramento en el suelo, y la demolición no es el objetivo.

Vamos a centrarnos en la segunda opción, alicatar sobre el alicatado existente, el principal problema de poner unas piezas cerámicas sobre otras existentes, radica en el agarre de esas nuevas piezas, es complicado que sobre la superficie del azulejo se pueda adherir la nueva pasta y su correspondiente pieza cerámica. Para conseguir el agarre preciso, lo más práctico es deslustrar los azulejos existentes, de tal modo que se les quite el acabado cerámico de los mismos, para ello se suele usar un disco para lijar. Otra opción es aplicar a la superficie de los azulejos existentes una imprimación de las que existen en el mercado que potencia la adherencia, la decisión del método a utilizar dependerá mucho del alicatado existente y de lo que el profesional crea que es la mejor opción. No obstante aunque hayamos decidido usar como base el alicatado existente, deberemos ver en el estado que se encuentran las piezas del mismo, y retirar con cuidado de no afectar al resto las que estén defectuosas.

Reformas en casa - Alicatar una pared - Matura Reformas en Las Rozas

 

Alicatar sobre una superficie pintada

Si nos encontramos ante un paramento pintado dos son los escenarios que podemos tener, uno en que la pintura existente esté en buenas condiciones y otro en que su estado sea ciertamente deplorable. Si la pintura existente se encuentra en unas condiciones optimas, deberemos fijarnos en si el acabado de la misma es mate o brillante, porque en principio estando en buenas condiciones podemos optar por alicatar encima de ella sin necesidad de decapar la misma. Si el acabado es brillante procederemos a lijar la superficie, la idea es que quede rugosa de tal forma que facilite el agarre de los nuevos azulejos. Para las superficies pintadas mates, se recomienda la limpieza de las mismas para evitar que restos de suciedad o de grasa impidan una correcta adherencia del nuevo alicatado.

Si nos encontramos con un paramento cuya pintura muestra desconchones y otras imperfecciones, estamos abocados sin remedio a proceder a decapar el paramento y revocar el mismo, debemos procurar que el paramento presente el acabado regular que nos va a ayudar a proceder al alicatado del mismo. Para revocar el paramento se puede usar la misma cola adhesiva que se vaya a usar en la colocación del alicatado, extendemos con una llana o si no disponemos de ella con una espátula por el paramento y dejamos que pasen tres o cuatro horas antes de proceder a alicatar.

 

¿Con qué cola se tiene que alicatar?

Es esta una muy buena pregunta, porque es cierto que en el mercado existen un sinfín de tipos de colas para alicatar, la elección de la que nosotros precisamos dependerá en gran parte de dos factores el qué y el dónde. El qué, debemos preguntarnos qué vamos a alicatar, un paramento de yeso, de hormigón… El dónde, ese paramento está en el exterior, en el interior, cuarto húmedo o estancia seca… Por supuesto algo tiene que ver también el tipo de azulejo que hayamos elegido para proceder a alicatar los paramentos.

Principalmente dos son los tipos de productos de fijación del alicatado que nos podemos encontrar, los morteros y los cementos cola, los primeros conformados con arena, celulosa y cemento, se usan para casi todos los tipos de paramento que nos podamos encontrar, de madera, de yeso y por supuesto de hormigón. Los cemento cola, están hechos a base de arena, cemento blanco y otros aglomerantes, indicado en paredes de yeso, lo desaconsejamos para cualquier otra superficie.

Existen otros tipos de adhesivos que en su composición llevan resinas, listos para proceder a usarlos no precisan de mezclar con agua, por ese motivo son usados en paramentos que no llevan bien el contacto con el agua, como los aglomerados, la madera o el mismo yeso.

Contactar con Matura

¿ Te ha gustado ? ¡ Compártelo y danos tu puntuación!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...